Antiguamente, las sacerdotisas, buenas conocedoras de las frecuencias cristalinas, seleccionaban el tono y la frecuencia requeridos para equilibrar e teclado-chakra del individuo atonal, y la curación se producía espontáneamente a muchos niveles. Su entendimiento del sonido no sólo servía para curar a los individuos que necesitaban ayuda, sino que servía para mantener equilibrado todo el planeta.

El sonido es lo que mantiene de una pieza el cuerpo universal, la matriz en la que se entretejen las frecuencias luminosas de la conciencia y así como el sonido hace que esta esfera se halle en equilibrio, la disonancia puede destrozarla. Precisamente, los Seres Delfines fueron introducidos en la esfera para mantener en equilibrio las frecuencias sonoras de vuestros mares, y durante muchos millones de años han realizado su tarea con gran eficacia.

Sólo ahora, en el último nanosegundo del tiempo terráqueo, han iniciado su evacuación, y consecuentemente estáis contemplando el desequilibrio de los mares debido a su partida sistemática, porque ¿cómo se puede esperar que los Seres Delfines sigan sirviendo a Nungimecha cuando los propios seres humanos, la forma de conciencia que se supone ostenta el más alto nivel sobre la Tierra, han abusado y violado su cuerpo emocional -los grandes océanos- con la peste de los residuos químicos, los desagües, los vertidos de petróleo y el abuso total de los seres marinos? https://www.facebook.com/AngelLuisfernandezA1/photos/2390460974350336/